Facebook Twitter Google +1     Admin

FRANCIA: ¿ENVIDIA O TRADICIÓN?

20120915150716-rafa-nadal-y-guinol-canal-plus.jpg

FRANCIA: ¿ENVIDIA O TRADICIÓN?

España es país número uno en cuanto a calidad deportiva a nivel mundial, y ser el mejor supone aguantar las críticas de los que no han conseguido estar a la altura, o ser mejor que tú. Cierto es también que en un país como Francia, los guiñoles son considerados como una tradición, tal y como dice el jefe de comunicación de “Los Guiñoles de la Información”: Pascal Aznar. Toda esta palabrería de que sea una mofa más, y que si en vez de Alberto Contador hubiera sido un corredor alemán, inglés o incluso francés hubiesen hecho lo mismo; puede ser verdad.

Sin embargo, yo me pregunto: ¿pueden los franceses  de verdad admirar al deporte español, tal y como dicen, y criticarnos falsamente como un pasatiempo más, o por el contrario lo usan de escusa y así limpiarse las manos?

Días después, y al ver toda la controversia que habían causado los guiñoles, estos respondieron a la indignación de España en general con unos nuevos “sketches” en los que se disculpaban, comparaban una Gioconda francesa con otra española, siendo la española una Gioconda “cachas”, o el “que viva España” acusando de nuevo de dopaje a Nadal o la roja de fútbol o baloncesto. Y perdónenme, pero eso no es una disculpa ni aquí ni en Francia.

Creo que está bastante claro que los franceses admiran a España en lo deportivo, sin embargo, en vez de esforzarse para estar a la altura, se dedican a ensuciar el deporte demostrando así lo envidiosas que pueden llegar a ser algunas personas. Para acabar, una frase que se la oigo a mi madre mucho y creo que encaja muy bien: Si la envidia fuese sarna ¡Cuánto sarnoso habría por el mundo!.

15/09/2012 15:01 Pablo Romero Palacios #. Los límites del humor

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris