Facebook Twitter Google +1     Admin

Internet es un arma de doble filo

20181214085054-images.jpeg

 Opino que Internet y las redes sociales pueden resultar beneficiosas y útiles siempre y cuando se haga un uso adecuado y no empleemos demasiado tiempo en ellas. Yo podría vivir sin redes sociales, de hecho, ya lo hago. Viví durante muchos años pegada a la pantalla, pendiente de la vida de millones de personas, enganchada a las fotos que subían, los vídeos en directo y cuando conseguí desprenderme de todo ello y borrar todas las cuentas que tenía, hice balance y me di cuenta de que fueron más los problemas que me ocasionaron que el beneficio que obtuve de ellas.

Experimenté la era Tuenti, ASK, Facebook, Twitter, Instagram… Si tuviera que describir cómo fue mi experiencia con todas ellas, diría que fue nefasta aunque destacaría ASK porque sin duda fue la red social más tóxica que conocí. Se creó con el fin de hacer preguntas a quien tú quisieras pero se convirtió en una plataforma llena de odio. Algunos pasaron de hacer preguntas a enviar comentarios negativos, insultos, amenazas… El problema parte de que esa pregunta se podía enviar de forma anónima y la gente utilizaba esa opción para escribir lo que quería y hacer daño gratuitamente a quien quisiera. Se dieron casos de suicidio en jóvenes porque no aguantaron la presión que recibían constantemente. Lo que se creó con el fin de conocer a gente, sus gustos y opiniones, se convirtió en algo aterrador. Fue como dejar una bomba en manos de los jóvenes y como no, terminó estallando. También he de decir que si la usabas adecuadamente podía resultar divertida aunque sigo pensando que el daño que podías recibir era mucho mayor.

De Facebook no puedo hablar mucho porque me creé una cuenta que jamás utilicé pero por lo que he podido escuchar, esa plataforma ha estado vendiendo los datos de sus usuarios. De Twitter e Instagram diría que siempre y cuando se haga un uso adecuado de ellas, pueden resultar beneficiosas. Instagram es una plataforma en la que te puedes dar a conocer, encontrar trabajo y hacer amigos, te abre muchas puertas. Un inconveniente de esta red social es que no todo lo que vemos es real. Tenemos que tener muy presente que muchas de las fotos que la mayoría sube están retocadas. No digo que todo el mundo lo haga pero por ejemplo, las fotografías que vemos de modelos, cantantes, futbolistas… en resumen, personajes públicos, sí lo están porque viven de su imagen y no subirían algo que no consideraran que es perfecto. Esta falsa realidad puede ocasionar en los más jóvenes un concepto de belleza equivocado. Hay que tener las ideas muy claras y saber que nadie es perfecto aunque en esas fotos lo parezcan. La modelo que más te gusta también tiene estrías y barriga. El futbolista al que idolatras no es un ser de otro mundo y como tú, como yo, también tiene defectos. Ahora, en esa red social hay ciertas personas que se hacen llamar influencers y venden un modo de vida ideal, donde predomina la felicidad, los viajes y la ropa. Esto puede crear confusión sobre todo en la gente joven que le sigue. Todo lo que dicen y hacen puede repercutir entre sus seguidores y eso es muy peligroso.

También voy a hablar de WhatsApp, esa aplicación de mensajería en tiempo real que nos tiene a todos pegados a la pantalla. Yo la utilizo pero no dependo de ella, simplemente lo hago por comodidad, por rapidez y porque resulta más económico teniendo en cuenta que los SMS cuestan dinero y enviar mensajes por aquí, es gratis. Es como todo, con un uso adecuado no tiene porqué ser malo, sin embargo sí que hay personas que tienen la necesidad de estar mirando constantemente si han recibido mensajes o no. De todas las redes sociales mencionadas anteriormente creo que es la que más beneficios nos aporta.

Ahora quiero hablar de Internet en general, de lo que aporta y todos los peligros que entraña. Internet nos ha abierto un mundo de posibilidades a la hora de informarnos, de comprar, de descubrir. Hay que admitir que la vida con Internet resulta mucho más sencilla. Lo que antes era un largo paseo hasta la biblioteca y horas y horas de búsqueda en miles de libros, ahora se puede hacer desde la comodidad de nuestra casa y en un par de horas. Lo que antes no podíamos encontrar en tiendas físicas, ahora lo encontramos con solo teclearlo y si queremos comprarlo aparecen innumerables enlaces en el buscador de Google . Creo que Internet es un mundo que nos abre un gran abanico de posibilidades pero siempre y cuando se ande con pies de plomo.

Hay que tener en cuenta que algunos solo buscan hacer el mal. Puedes encontrarte timadores y haters, gente que solo busca causar el mayor daño posible y escupir odio. Tampoco hay que fiarse de todo lo que vemos y leemos, se han dado miles de casos de noticias falsas y estar mal informado es seguir siendo un ignorante. A la hora de querer saber algo tenemos que cerciorarnos de que lo que estamos leyendo es real porque sino estaremos llenando nuestra cabeza de falso conocimiento. Internet resulta beneficioso hasta que se nos va de las manos.

Los más vulnerables a la hora de hacer uso de él, son los niños y los jóvenes. Ahora cualquiera puede acceder a Internet y a todo lo que eso supone. Hay que educar muy bien a todo el mundo y en este caso a los más pequeños porque nunca se sabe qué o a quién te vas a encontrar navegando por la red. Los padres tienen que vigilar qué es lo que hacen y enseñarles sobre todo a que tengan respeto por los demás y tengan cuidado a la hora de divulgar sus datos personales. Por eso es bueno que en los centros educativos se impartan charlas sobre el uso adecuado que hay que hacer de Internet y los peligros que circulan por él.

Internet y las redes sociales son un arma que puede resultar muy destructiva en nuestras manos. Depende de cada uno de nosotros hacer un buen uso o no. Somos dueños de nuestra propia vida y cada cual elige si quiere o no y cómo, hacer uso de todo ello pero en mi opinión deberíamos dejar de mirar nuestro propio ombligo y mirar más allá. Darnos cuenta de que la vida sigue ahí fuera, de que nos perdemos muchas cosas por estar pegados a las pantallas, de que un gran número de seguidores no te va a hacer mejor persona y de que hay que tener cuidado porque nunca se sabe con qué o quién nos vamos a encontrar y ponernos en la piel de los demás porque podemos causar mucho daño. Lo que sí es una realidad es que nos están quitando la libertad y no nos percatamos de ello. Controlan todo lo que hacemos, exponemos nuestros datos personales, compartimos nuestra ubicación, nos venden y enseñan lo que ellos quieren. De verdad, hay que quitarse la venda de los ojos, dejar a un lado todo esto, disfrutar de lo que nos rodea y usar Internet y las redes como una herramienta y no como algo vital en nuestro día a día.


16/12/2018 20:02 Ainhoa Revert Huedo #. Teléfonos, redes, juventud

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: prueba

Google

Fecha: 27/12/2018 15:00.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris