Facebook Twitter Google +1     Admin

Internet y RRSS ¿Nos ayudan o nos entorpecen?

20181012110506-rrss.jpg

Las redes sociales e Internet son una ventana abierta al mundo, nos proporcionan la respuesta a nuestras dudas en unos segundos. Aunque si no las utilizamos correctamente, nos pueden absorber. Cada mañana lo primero que hacen la mayoría de los adolescentes (y no tan adolescentes) es mirar sus RRSS, y después empezar su vida. Para los jóvenes es necesario estar continuamente compartiendo su día a día, incluso con fotos, aún sabiendo que les puede condicionar su futuro laboral o terminar en manos de alguien desconocido. 


En el ámbito académico, Internet nos está volviendo muy cómodos y dependientes. Por ejemplo, casi ningún estudiante sabría hacer un trabajo de investigación sin tener el navegador al lado. Porque nos da lo que queremos cuando lo necesitamos. Sin embargo esa comodidad la pagamos con creces, pues si nos quitasen de repente esta ayuda, no seríamos capaces de desenvolvernos como se espera de nosotros.Las RRSS e Internet nos facilitan mucho la vida, es una vía de ocio e incluso puede ser una salida laboral. También las utilizamos para conocer a gente o para hacer compras, aunque nunca se sabe seguro quién hay detrás de la pantalla y si nos están engañando.


En conclusión, no estamos preparados para vivir sin internet y por consiguiente sin RRSS, porque nos hacen la existencia tan sencilla que situaciones normales como quedar con un amigo, encontrar información para un trabajo de clase, saber el camino para llegar a un lugar desconocido, cocinar una tarta para el cumpleaños de tu madre o que tu familia sepa que has llegado a tu destino sin tener el WhatsApp o Google al lado, nos parece difícil.

13/10/2018 19:59 Andrea Zamora Camacho #. Teléfonos, redes, juventud

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris