Facebook Twitter Google +1     Admin

El mundo aplaude al cobarde y premia la ignorancia

20181217090008-libertad-2-.jpg

Actualmente, los partidos ultraderechistas están surgiendo en cada rincón del mundo y cada vez son más los que se inclinan a favor de esa ideología. Desde mi punto de vista, se está premiando la cobardía, el egoísmo, la ambición. Da miedo observar cómo aquellos que ostentan el poder, manipulan y manejan como títeres a la multitud.

Es repugnante ver diariamente en los medios de comunicación cómo se les cierran las puertas a millones de personas que huyen de la guerra. Es inhumano ver cómo miles de niños son carne de cañón y todos miran para otro lado. No concibo cómo es posible que se crean con el derecho de decidir quién debe vivir y quién no. En vez de tenderle la mano al prójimo se le están tiran piedras.

¿Y si fueran ellos los que huyen de sus hogares porque han acabado con todo cuanto tenían? ¿Y si les privaran de libertad y de oportunidades para sacar a sus familias adelante? Basta ya. Basta el creerse superior a cualquier ser que habita en la tierra y de llenarse la boca diciendo que la culpa de todos los problemas la tiene el vecino.

Cobardes incapaces de reconocer sus propios errores. Viven con el miedo constante de que alguien pueda ser mejor que ellos, lo que les hace odiar sistemáticamente a quienes son diferentes. Qué básico y ridículo me parece apoyarse en los atentados yihadistas para fomentar el odio hacia los musulmanes o decir que los extranjeros nos quitan el trabajo. No metamos a todos en el mismo saco porque, de ser así, entraríamos todos sin excepción. Los ingleses abusaron durante años de millones de indios americanos y arrasaron con sus tierras, entonces... ahora todos son unos asesinos ¿no? Hitler mató a millones de judíos porque no soportaba que fueran mejores que él, así que todos los alemanes son escoria ¿verdad?

Todos merecemos vivir dignamente y en igualdad de condiciones. ¿Qué tal si dejamos de ver al prójimo como un enemigo y lo vemos como un aliado? La libertad nos hace grandes y apoyar a partidos que pretenden oprimirnos y no dejarnos ser quienes realmente somos, solo causará más problemas.

Si salimos a gritar a la calle que no sea para despreciar al que tenemos enfrente sino para acabar de una vez por todas con estas atrocidades. Respeto, esa es la clave del cambio. Respetar y entender que cada cual es libre de amar a quien quiera, de creer en la religión que sea y vivir a su manera. No somos distintos los unos de los otros y cuando comprendamos eso, el mundo será un lugar mejor. Mientras tanto, seguiremos aplaudiendo al cobarde y premiando la ignorancia.

Solo espero que toda esta oleada de ideologías radicales acabe pronto porque si no pido mudarme de planeta.


07/01/2019 13:54 Ainhoa Revert Huedo #. Auge de la ultraderecha

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris