Facebook Twitter Google +1     Admin

EL IMPACTO DE LA PORNOGRAFÍA

20200205230358-lengua-colibri.png

 

La pornografía está cada vez más viralizada, en el móvil, en la televisión… Internet se ha consolidado como una herramienta para impulsar la accesibilidad al porno a través del anonimato. Por una parte esto tiene su lado positivo ya que cada uno podrá gozar de su rato íntimo sin tener que depender de nadie, pero tiene una influencia muy manipulada y hace que el porno se considere como un tabú construyendo una serie de imágenes distorsionadas de la realidad como son las actitudes violentas y despreciables, que afectan a nuestra vida personal y a nuestra manera de disfrutarlo, incluso promueven conductas no deseables.

Este problema cada vez es más perceptible en jóvenes quienes, se ven influenciados y llevan los comportamientos a su vida sexual personal creando en ellos un sentimiento de superioridad en la relación que pueden conllevar problemas como el machismo; considerando la mujer como un objeto sexual.

Para acabar con este problema debemos enseñar en que consiste en realidad el porno así como los riesgos que puede conllevar ( violencia, malentendidos) y cómo se pueden evitar para disfrutar de él correctamente (informádonos en páginas oficiales, blogs y muros de profesionales…). Estas enseñanzas deberán ser transmitidas sobre todo a los jóvenes de entre doce y dieciocho años ya que es en esta etapa cuando estos jóvenes más sienten esa atracción por la innovación y recurren al recurso más fácil: Internet.

En el colegio, en casa, en el instituto, en la calle... hay que normalizar este gran experimento sexual contemporáneo para poder acabar con estos problemas y confusiones que aumentan progresivamente.

 


 

08/02/2020 17:42 Sandra del Río #. Educación sexual y pornografía

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris