Facebook Twitter Google +1     Admin

Obsolescencia Programada

20150301190515-back-in-my-day.jpg

Tu impresora no funciona y el técnico te aconseja una nueva en vez de repararla. La plancha para el pelo que compraste hace un año ya no calienta y aquel frigorífico que tanto querías, acaban de actualizarle. Estos aparatos eléctricos, producto de la obsolescencia programada, son fabricados para que, cuando realicen el trabajo que el empresario les ha instalado, comiencen a fallar. Así funciona en las impresoras, que después de un número de copias, comienzan a fallar. También queremos renovar continuamente los electrodomésticos para “estar a la última”.

Las personas que compran estos artículos son las víctimas de este fenómeno que comenzó poco después de la revolución industrial. Todas las empresas buscaban la mayor duración en sus productos, pero pudieron observar que esto solo les causaba pérdidas por lo que decidieron establecer la obsolescencia programada, donde los productos tendrían una fecha de caducidad que decidía el empresario.

Otro concepto que también me ha llamado la atención, es el desecho de estos productos a África. Todos los electrodomésticos que renovamos o que fallan, son trasladados a un rincón de este continente donde la contaminación ambiental es muy grande; pero nadie se preocupa por ello. 

Están fundando una sociedad cada vez más consumista, derrochadora y contaminante en la que los ricos se están enriqueciendo y los pobres cada vez tienen menos dinero.  Esta es una de las causas de la obsolescencia,  y en mi opinión,  pienso que los aparatos electrónicos tengan fecha de caducidad, ya que no son eternos, pero que esta, no sea decidida por el empresario que los fabrica.

 

Blanca Cerezo. 1ºBH

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris