Facebook Twitter Google +1     Admin

Lecturas obligatorias

20151013162205-lecturas.jpg

En mi opinión las lecturas obligatorias están en cierto modo infravaloradas. Es siempre bueno abrir el campo de cada uno y no encerrarse siempre en el mismo, en el que a ti te gusta, para así poder aumentar el vocabulario y la cultura, leyendo los famosos clásicos como “El Lazarillo de Tormes”, “El Cantar del Mío Cid”, “Rimas y Leyendas” o “El Quijote”. Es cierto que la obligación de leer un libro no siempre es de nuestro agrado, pero nos puede sorprender y hasta hacernos descubrir un nuevo género que no sabíamos que nos fuera a gustar.

Por otro lado, leer tendría que ser algo placentero, que nos gustara y  que no se pudiera esperar el momento para coger el libro y seguir leyéndolo; para meterte en su historia e imaginarte todo, un libro se basa en eso, en desconectar de este mundo y meterte en uno imaginario. De ahí lo complicado de que uno no se pueda introducir en la historia de la mayoría de los libros obligatorios, como es el caso de los clásicos, que suelen estar con palabras que ya no se utilizan hoy en día, lo que hace que resulte más pesado leerlos.

En mi opinión, se podría dar un listado de libros recomendados de distintos géneros, para que la gente pueda encontrar el que más le guste y así engancharse a la lectura, porque si a la personas que ya le gusta, le cuesta leer los libros obligatorios, a los que nunca lo hacen, provoca que aborrezcan aun más las lectura y no le dan la oportunidad de probarla de verdad, ya que no hay nadie al que no le guste y quien diga lo contrario es que no ha encontrado el libro indicado, porque cuando uno encuentra su favorito, está deseando llegar al final, pero por otra parte, no quiere que se acabe.

18/10/2015 13:34 Natalia #. Lecturas obligatorias

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris