Facebook Twitter Google +1     Admin

Obsolescencia Programada. David López

20150204204410-ciclo.jpg

Obsolescencia programada.

La obsolescencia programada es fundamental en nuestra economía y consiste en que los objetos se rompan para que los ciudadanos tengan que comprar otros nuevos. Como podemos observar en el video, la primera bombilla que se creó para que durara mucho todavía sigue encendida, en cambio las actuales duran muy poco; esto es debido a la obsolescencia programada. Lo mismo ocurrió con la batería de los “iPods” los cuales tenían insertado un chip que hacía que al cabo de un tiempo de ser utilizados se quemara la batería y que esta no se pudiese arreglar.

Hace mucho tiempo, yo mismo sufrí las consecuencias de la obsolescencia programada cuando un “walkman” heredado de mi primo, que tenía más de 5 años dejó de funcionar. Esto no produjo por malos tratos, fue porque un fallo del dispositivo hizo que se quemara la batería y cuando lo llevé a reparar, el vendedor me aconsejó que lo cambiase por un mp3, ya que su reparación supondría un gasto elevado.

El consumidor tiene pocos instrumentos para poder defenderse de la obsolescencia;  tiene las garantías y los seguros, pero muchas veces los problemas que le surgen al aparato no los cubren.           Aun así, en nuestra sociedad se ha conseguido rebajar un poco la obsolescencia programada. Como puede apreciarse en el video con los errores que traían de serie los “iPods”; ahora esos problemas no son muy comunes.

En mi opinión, la obsolescencia programada es el motor de nuestra economía ya que tú cambias tu móvil, por ejemplo, no solo porque el modelo nuevo sea mejor y tenga nuevas prestaciones, sino porque tu móvil antiguo ha dejado de funcionar correctamente o quizás por completo.

 La obsolescencia programada tiene que estar controlada porque así se puede sostener la economía. Pero no puede abusar de los consumidores,  porque si no estos no podrán adquirir los productos nuevos. Además es imprescindible que el aparato tenga  un tiempo útil en el que se pueda sacar un rendimiento acorde con el precio  del producto.

Aparte de la obsolescencia, hay otros modos de impulsar la economía, uno de los mejores es el llamado “de la cuna a la cuna”.

Consiste en generar nuevos productos a partir de productos rotos, como un reciclaje pero en productos electrónicos. Así no se generan muchas basuras que luego van a terminar en los países subdesarrollados y van a provocar serios problemas de contaminación en la Tierra.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris